PRÓXIMOS TALLERES

EL PAISAJE NATURAL POR M.BACHILLER & M.VIGUERA

Taller monográfico sobre EL PAISAJE   // Horario: 10,00 a 13,30 y de 17,00 a 20,30 h

Día: 6,7, y 8 de 0ctubre 2017

Lugar: Valdelarco (Huelva)  EN EL CENTRO VALDELARTE  Conductoras: MAGDALENA BACHILLER y MARTA VIGUERA

Precio x persona: 120 € – Incluye alojamiento compartido, desayuno y cena de bienvenida.

Propuesta de taller de 3 días en dos sesiones (mañana y tarde) dedicado a conocer EL TERRITORIO como un componente del paisaje con presencia sentida y con personalidad propia, aprovechando la estación otoñal con todo lo que esta conlleva tanto a nivel perceptivo y emocional.

Con esta actividad pretendemos:

  • Partiendo de la idea de “Falacia Sentimental”, se intenta acercar al alumno a representar el paisaje basándonos más en el concepto que en la percepción, buscando su importancia simbólica, metafórica, alegórica…
  • A través de esta premisa, ayudar al alumno a descubrir nuevos y diferentes registros espaciales (perspectivas, proporciones…) cromáticos, luminosos y gestuales (movimiento).
  • Intentar que sintonicen con la naturaleza y que creen sus propios paisajes. Paisajes subjetivos. Paisajes de viajeros.

Plan de trabajo:

DIA 6   

-18.00 h. Iniciamos la propuesta con una introducción sobre el concepto de “Falacia Sentimental” y su influencia en la pintura. Aprovechar la luz del atardecer para hacer apuntes basándonos en la decadencia del ocaso. Después de la cena, visionado de la película de Seraphine de Senlis.

Día 7

-10’00 h. Salida al campo y que cada alumno seleccione su árbol o su espacio ,centrarse en él, contemplarlo e interiorizarlo, El ejercicio consiste, con sólo la mirada y observación, hacer diferentes apuntes, con la técnica que desee, con cada una de las emociones humanas  que ese árbol o su entorno les haya transmitido. Se le darían todas las pautas e ideas posibles una vez que el alumno tenga clara su intención.

– 14,00 h. ALMUERZO LIBRE

– 17,00 h. Cambio de espacio y de hora de luz para conseguir a través del tacto físico con la naturaleza (árbol, hierba, matorral, tierra…), transmitan en el papel esas sensaciones y emociones. Este ejercicio está más enfocado al tema gestual, al movimiento y gesto del trazo, donde se invitaría al alumno a utilizar como utensilio de pintura cualquier elemento de la naturaleza.

– 20’30 h. Descanso y después de la cena, hacer puesta en común con los ejercicios que se hayan hecho en el día.

Día 8

-10,00 h. Realizar ejercicios de opuestos. El ejercicio consiste en hacer apuntes sobre la emoción opuesta que esa flor, árbol o rama seca, lo que nos ha trasmitido.

– 12’30 h. Puesta en común de los trabajos realizados.

– 14’00 h. ALMUERZO común (podéis traer cada uno algo, y compartimos)

Tarde libre para quienes quieran pintar al natural en Valdelarte. Despedida.

         CONOCER EL OFICIO del artista del PAISAJE- ACTION PAINTING EN PLENA NATURALEZA

“¿no es ya el paisaje una especie de dios, sabio ordenador sin religión necesaria? Hacer de la naturaleza el símbolo que Dios muestra a los hombres para reunirlos no equivale a sacralizarla. El paisaje, por el contrario, es un favor sin causa y sin objeto, el libre favor de una belleza pura, vaga, de una presencia armoniosa sin concepto. Cuando toma a veces un sesgo religioso o laborioso, cuando describe los trabajos del campo o bien se lanza hacia el mar o hacia el cielo, en un asalto sublime, puede estarse seguro de que nos hallamos ante un espacio geográfico vivo, activo, que recuerda la necesidad de los hombres o bien, con el pretexto artificioso de un espacio geográfico desarraigado, que se dirige más al alma que a los sentidos: en suma, ante un infra paisaje o un supra espacio geográfico. Ahora bien, para que aparezca un auténtico paisaje asentado sobre tierra firme no hay que disociar esta díada casi contradictoria del espacio geográfico y el paisaje. Su formato idóneo se opone a la marina y al retrato. Su equilibrio no expresa en absoluto ni la des-mesura de la extensión marítima (que se derrama con amplitud infinita) ni la desproporción provocada por la verticalidad que domina el retrato, como un más allá del mundo físico- el formato del retrato permite evocar la proporción del espacio gótico. En cambio, el paisaje tiene que permanecer en la circunspección de un espacio geográfico y de una tierra. Por esto es por lo que el verdadero paisaje es bello. Es la visión estética desinteresada de un espacio geográfico, de una residencia autárquica, protegida, apacible, orden sin finalidad externa. Así pues, las formas de representación sublime del paisaje señalan más bien su fin. Anuncia su próxima muerte en una subjetividad convertida en argumento esencial de la representación. El paisaje sublime es la forma histórica principal de su decadencia. Se convierte entonces en un pretexto para contar una historia que lo trasciende. Otra forma, su ocaso es su confusión.

KESSLER Mathieu “El paisaje y su sombra” idea universitaria, París 2000, pp. 15-16  / La mirada hacia el paisaje se eleva para contemplar el espacio vernáculo. Las Materiologías (1959) y lasTexturologías (1958) de Jean Dubuffet son un llamativo ejemplo de ello. Partiendo de una materialización acentuada del paisaje, esa evolución raya con la abstracción de una localidad que se verticaliza y se aplana cada vez más, hasta formar un bajorrelieve donde la pintura se confunde con la escultura de manera asombrosa. Este primer itinerario, de forma preliminar, privilegia la visión del espectador sobre la aprehensión concreta del lugar por el viajero, para mostrar su pura belleza. “

Por el contrario, existe la alternativa para moderar, para solidificar, para sedimentar, para convertirse en una isla fija en relación de la cual se puedan medir las fluctuaciones de las mareas alrededor.» Segundo itinerario: Hacia una genealogía del paisaje: el viajero, el turista, el explorador, el aventurero y el conquistador A diferencia del espacio geográfico, el paisaje no ha existido siempre. La mayoría de los historiadores de la pintura occidental conjeturan su nacimiento en Flandes, en el siglo XVI.

Fuera de las salas de exposición reservadas para este fin, el paisaje parece exigir algo más que una perspectiva de simple espectador. Requiere una estética de la impureza, es decir, una actitud en la que la contemplación significa sabiduría, y la percepción relación íntima con la física del espacio geográfico. El principal objeto de esta meditación sobre el espacio geográfico considerado como una imagen y sobre el paisaje encarnado en un espacio geográfico es obtener una perspectiva estética concreta de un objeto real, y no de una simple representación en el espacio restringido de un museo. Una primera definición de las propiedades del paisaje deja adivinar que sólo el viajero es verdaderamente digno de él. Acaricia su dualidad alternativamente<> y carnal, visual y táctil. Fecunda su aspecto externo mediante su contemplación renovada, extática, ardiente. Al atravesar el paisaje para la felicidad, para la dicha de su situación, se abre camino sin método preciso y descubre un itinerario, una perspectiva singular. Su intención es eudemónica: el viajero parece guiado por un demonio divino que ofrece una mejor participación en la vida. El paisaje es como una gracia constante del espíritu perceptor, da lo que no necesita dividirse para ser distribuido. En cambio, el turista toma la pista completamente trazada de una vía racionalmente determinada, donde todo está regulado lo mejor posible para sus impresiones. Hablando con propiedad, no viaja, no busca, no vive el espacio geográfico en el paisaje. El turista da una vuelta (hace un tour) con ayuda de una lógica artificialmente importada al espacio geográfico, que a menudo daña el paisaje. Se contenta con confirmar insitu una localidad prevista en el mapa de carreteras o en una postal. Desflora el paisaje con su mirada, a la vez pasiva y apresurada, almacena imágenes y, para terminar, vuelve a su casa sin haber perdido nunca ni sus costumbres ni su confort. El turista observa el espacio geográfico subyugado, sobornado y vencido por la imagen, la hermosa imagen del paisaje domado, dividido, pisoteado a veces.”

Verónica Alvarez -Gestora Cultural

jgarridoTALLER DE FOTOGRAFÍA DE NATURALEZA POR JORGE GARRIDO – Días 21, 22 y 23 –

Sesiones de Mañana y tarde- Incluye Alojamiento, desayuno y cena bienvenida.

La naturaleza no da margaritas a los cerdos. En el paisaje hay exactamente la belleza que uno está preparado para apreciar, ni un gramo más. Lo que un hombre ve desde determinada cumbre, será tan diferente de lo que vea otro como lo son ambos entre si. […]

[…] Tomemos a un concejal de Nueva Inglaterra, pongámoslo en la más alta de nuestras cumbres y digámosle que observe, que aguce la mirada todo lo que pueda -poniéndose las gafas más adecuadas (que use un catalejo si lo desea)- y que haga un informe completo. ¿Qué habrá visto? ¿Y qué habrá elegido ver? Desde luego que verá un espectro de Brocken de si mismo. Por lo menos varios templos y, quizá, que alguien tendría que pagar más impuestos que él, puesto que tiene una extensión de bosque tan bonita. Ahora tomemos a Julio César, o a Enmanuel Swedenborg, o a un nativo de las islas Fiji, y hagámoslo subir allí. O supongamos que están todos juntos y que después comparan sus notas. ¿Parecería que han disfrutado del mismo paisaje? Lo que vean será tan diferente como Roma del cielo y el infierno, o estos de las islas Fiji. […]

[…] Uno debe saber cual es su objetivo y a dónde apunta. Si dispara al azar al cielo porque le han dicho que las agachadizas pasan por allí, tendrá muy pocas posibilidades. Y lo mismo sucede con el que dispara a la belleza, que, aunque espere hasta que el sol se ponga, no cazará nada si no conoce de antemano las estaciones y las guaridas, el color de las alas… si no ha soñado con ello para poder preverlo.

Henry David Thoreau.

“Colores de Otoño” · Massachussetts, 1870

Dentro de las múltiples disciplinas que abarca la fotografía dentro de las llamadas artes visuales, el paisaje ha sido desde el comienzo de esta técnica de expresión artística, uno de sus pilares fundamentales.

Fue a principios del siglo XIX cuando se desarrollaron una serie de acontecimientos y tecnologías que son las que han confluido en los contenidos de este taller.

Por un lado, la fotografía como técnica comenzó su andadura en el periodo de tiempo al que nos estamos refiriendo. En estos tiempos de lo que podríamos llamar como paleofotografía, por otra parte estamos en los albores de la revolución industrial, se está fraguando un acontecimiento decisivo para la sociedad de los países desarrollados que tendrá unas consecuencias, entonces impensables, y que quedaron reflejadas en las crudas instantáneas de fotógrafos como Lewis Hine.

Se está desarrollando en Alemania una corriente de pensamiento basada en las ideas del filósofo Immanuel Kant, conocida como filosofía trascendental. En los Estados Unidos, Ralph Waldo Emerson, uno de los más reputados pensadores de este pais, recogería el pensamiento de Kant y junto a las ideas religiosas y filosóficas del Vedanta-Sutra (un texto de filosofía hinduista), y los contenidos poéticos de los textos del británico William Wordsworth y otros poetas de corte romántico; sentaría las bases del conocido como movimiento trascendentalista americano.

Toda la amalgama del ideario de Emerson, se recoge en su libro La Naturaleza, y que es, incluso actualmente, uno de los elementos básicos del pensamiento naturalista, filosófico y religioso.

A raíz de los escritos de Emerson, otros escritores y pensadores americanos se reunieron en torno al llamado Trascendental Club al que se adscribieron figuras del prestigio de Henry David Thoreau o Walt Whitman.

¿Qué tiene que ver el trascendentalismo con la fotografía? Ya sea en pintura o en fotografía, la plasmación de un paisaje es un acto de relación íntima entre el espíritu del artista y la naturaleza física. El paisaje retratado, el que el artista ha captado, está generado por una comunión entre los aspectos de la Naturaleza y el alma del autor. El artista disfruta mediante el arte de lo que Emerson llamó “una relación original con el universo”

En este taller aplicaremos los pensamientos del trascendentalismo, la relación entre lo físico y lo humano será el eje sobre el cual gire la realización de las obras. A la aplicación de la técnica fotográfica más o menos sofisticada, la belleza del arte viene por añadidura si el artista es consciente de que lo que está haciendo es lo que quiere representar, de que lo que el espectador va a ver es realmente como su alma humana es capaz de modificar la Naturaleza física para conseguir esa unión metafísica que es la creación artística

La existencia de una realidad filtrada por nuestra inteligencia, plasmada mediante una técnica y reinterpretada por un espectador, es el proceso de creación artística, del cual, la técnica no es más que uno de los pasos y no el más importante.

Ahora que todos sentimos la urgencia de una relación con la Naturaleza, no dominada por la razón instrumental; ahora que la contemplación debe primar sobre la acción, parece que el trascendentalismo como pensamiento puede, y debe, formar parte de una creación artística encaminada a sacudir los cimientos de las sociedades occidentales del siglo XXI.

Como toda docencia en la que la creación artística, en cualquiera de sus formas, va a estar presente, la propuesta de este taller va encaminada a extender las miras artísticas del alumno, a hacerlas llegar a territorios que podían permanecer ocultos para él, o simplemente a despertar una curiosidad creativa a través de un medio fácil, económico y contemporáneo como es la fotografía.

No se trata de hacer de la fotografía en la naturaleza un muestrario de especies, sino más bien de potenciar una apreciación artística del medio natural para crear obras que trasciendan la tradicional fotografía de la naturaleza de caracter descriptivo.

Tendrían cabida enun taller de las característcas de este:

• Personas con interés por una visión contemporánea del paisaje y la naturaleza.

• Amantes de la naturaleza que se quieran introducir en el mundo de la visión artística del medio natural.

• Alumnos que ya tengan una serie de conocimientos básicos en conceptos elementales de fotografía.

• Personas que quieran ampliar sus conocimientos en fotografía a través de esta modalidad, con sus técnicas y características especiales.

• Todos aquellos interesados en enfrentar una visión artística de la fotografía en el contexto de la fotografía de naturaleza.

• Aquellos que quieran progresar en técnicas especialesde fotografía aplicarlas a la naturaleza y el paisaje, tanto en la toma como en la edición.

Al tratarse de un taller en el que se abordarán tanto cuestiones teóricas como prácticas, el alumno deberá estar en disposición de participar en salidas al campo para poner en práctica los conocimientos adquiridos.

Si que sería altamente recomendable que los asistentes poseyeran algunos conocimientos de los rudimentos básicos de la fotografía, tanto en el manejo y gestión del aparato fotográfico, como en el manejo básico de los archivos digitales.

Tanto para los asistentes, como para el docente y los organizadores se han planteado los siguientes objetivos a alcanzar al finalizar el taller:

• Establecer en los participantes una serie de criterios artísticos que sirvan de base para la creación de imágenes artísticas de la naturaleza.

• Aportar una bese técnica suficiente para la consecución del objetivo anterior, así como para que sirva de inicio a un proceso de aprendizaje posterior.

• Generar una visión y una perspectiva distintas a las habituales de la fotografía de la naturaleza.

• Generar consciencia ambiental y la capacidad en el alumno para transmitirla a través de la imagen.

• Suscitar en el alumnado un debate crítico sobre su propia obra.

• Afianzar una serie de conocimientos teóricos y prácticos sobre fotografía mediante la práctica.

• Producir una serie de imágenes decalidad para una exposición final de trabajos.

• Vincular a la organización del taller con aspectos relacionados con el arte, la fotografía y el medio ambiente.

La naturaleza no da margaritas a los cerdos. En el paisaje hay exactamente la belleza que uno está preparado para apreciar, ni un gramo más. Lo que un hombre ve desde determinada cumbre, será tan diferente de lo que vea otro como lo son ambos entre si. [...] [...] Tomemos a un concejal de Nueva Inglaterra, pongámoslo en la más alta de nuestras cumbres y digámosle que observe, que aguce la mirada todo lo que pueda -poniéndose las gafas más adecuadas (que use un catalejo si lo desea)- y que haga un informe completo. ¿Qué habrá visto? ¿Y qué habrá elegido ver? Desde luego que verá un espectro de Brocken de si mismo. Por lo menos varios templos y, quizá, que alguien tendría que pagar más impuestos que él, puesto que tiene una extensión de bosque tan bonita. Ahora tomemos a Julio César, o a Enmanuel Swedenborg, o a un nativo de las islas Fiji, y hagámoslo subir allí. O supongamos que están todos juntos y que después comparan sus notas. ¿Parecería que han disfrutado del mismo paisaje? Lo que vean será tan diferente como Roma del cielo y el infierno, o estos de las islas Fiji. [...] [...] Uno debe saber cual es su objetivo y a dónde apunta. Si dispara al azar al cielo porque le han dicho que las agachadizas pasan por allí, tendrá muy pocas posibilidades. Y lo mismo sucede con el que dispara a la belleza, que, aunque espere hasta que el sol se ponga, no cazará nada si no conoce de antemano las estaciones y las guaridas, el color de las alas... si no ha soñado con ello para poder preverlo. Henry David Thoreau. “Colores de Otoño” · Massachussetts, 1870

TALLER DE NATURALEZA POR PABLO ROMERO – Días 28. 29 y 30

Pequeño viaje a un mundo perdido: descubre y disfruta la Flora de la Sierra de Aracena… y más

Descripción breve: Taller práctico de experiencias en la naturaleza, centrado –aunque no de forma exclusiva- en el descubrimiento y observación de árboles, arbustos y otras plantas en su medio natural, dentro del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche (Huelva). Pablo José Romero Gómez. Biólogo y escritor, con amplia experiencia en actividades de observación, enseñanza y divulgación de la Naturaleza de la comarca. Autor de los libros “Andar por la Sierra de Aracena” y “Caminos y Naturaleza en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche”. Director de “Romero Libros”.

Duración: un fin de semana, desde el viernes por la tarde hasta el domingo por la mañana.

Lugar: “Valdelarte, Centro de Arte y Naturaleza” ubicado en Valdelarco, pequeño municipio de la Sierra de Aracena (Huelva), con recorridos a pie por caminos, bosques y arroyos del entorno.

Destinatarios: Entre 8 y 15 personas. Adultos; también menores de 10 a 17 años si van acompañados de un adulto. Nivel físico: No adecuado para menores de 10 años, ni para personas con dificultades de movilidad (incluye recorridos a pie por caminos rurales y entornos naturales, de dificultad entre baja y media). Nivel de conocimientos: no se requieren conocimientos previos ni aptitudes especiales. Materiales específicos necesarios: los habituales para andar por el campo (botas, ropa cómoda y adecuada a la época del año, gorra, cantimplora,…).

Objetivos: Acercamiento sensible, conocimiento, disfrute y sensibilización sobre la Naturaleza en general, y la Flora en particular, a través de actividades prácticas y participativas.

Contenidos:

  • Acercamiento sensorial a la flora a través de vista, tacto, olfato, gusto,…
  • Aprendiendo a observar la flora: más que técnicas, algunos “truquillos”.
  • ¡No olvides tu clave!: identificación de plantas mediante claves.
  • Árboles “belloteros” (los Quercus): por sus hojas los conocerás.
  • Árboles de ribera: a la sombra y con los pies en el agua.
  • Jaras, jaguarzos y cantuesos: colores, olores y texturas del matorral mediterráneo.
  • Plantas sin flores: un mundo desconocido a tu alcance (acercamiento básico a las algas, líquenes, briofitas y helechos de nuestro entorno).
  • No solo de plantas vive el observador de la naturaleza: relieves, aguas, animales,…
  • Un mundo perdido: buscando a los sobrevivientes de la sequía que duró diez millones de años…

Programación:

  • Viernes tarde: entrega de materiales, charla de introducción al taller y recorrido de sensibilización y observación por el entorno de Valdelarte.
  • Sábado (todo el día): excursión a pie de observación, conocimiento y disfrute de la naturaleza, especialmente la flora, con diversas actividades prácticas a lo largo del recorrido, con almuerzo en la FERIA de Agronaturaleza y Ecoarte 2016. Tarde para plantar.
  • Domingo mañana: actividades prácticas de identificación de plantas a través de los sentidos y mediante claves de identificación, en Valdelarte.

Servicios incluidos (taller):

  • Monitor de las actividades teóricas y prácticas del taller, incluyendo itinerarios a pie.
  • Un ejemplar del libro ““Caminos y Naturaleza en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche” (obra en dos volúmenes) para cada participante (valorado en 18 euros).
  • Materiales necesarios para el desarrollo del taller.

Precio: por persona (libro incluido)  100 €

  • Incluye alojamiento compartido, desayuno y lunch-cena de bienvenida.

Información e inscripciones:

  • Información general, reserva de alojamiento e inscripción en el taller: Verónica Álvarez (Valdelarte). Tel. 669 577 523. E-mail: verónica.alv@gmail.com
  • Información sobre los contenidos del taller: Pablo Romero (Romero Libros). Tels. 959 12 11 32 – 647 019 566. E-mail: info@romerolibros.es